Acude - Fundación Ambiente, Cultura y Desarrollo
  Viernes 18 de Agosto del 2017, Argentina English   I  Home Home  
 
  Institucional Educar forestando Problemas ambientales Otras Actividades Conozcamos los arboles  
 
Como ayudar CÓMO AYUDAR
- Siendo voluntario
- Económicamente
Experiencias de Docentes EXPERIENCIAS DE DOCENTES
Miembros de la Red
Educar Forestando
Boletines BOLETINES
Quiero recibir el boletín
de ACUDE.
Teléfonos útiles TELÉFONOS ÚTILES
Para realizar denuncias
ambientales
banners BANNERS
Elija un baner para su sitio
y apóyenos en la difusión
Teléfonos útiles CONTÁCTENOS
Facebook FACEBOOK
Foro Ambiental FORO AMBIENTAL CÓRDOBA
Foto de Libro
Problemática ambiental con especial referencia a la Provincia de Córdoba
Artículos publicados en el boletín de la Fundación ACUDE
 
Regresar al índice

¿Qué hacemos con las pilas?

Antes de juntar pilas, es necesario diferenciar cuáles son las riesgosas y quién finalmente las recibirá
Por Biól. Prof. Federico Kopta

Las pilas y baterías nos permiten tener energía disponible en forma portátil y poco volumen. Pero tienen un costo económico y ambiental importante. Económico, porque se estima que su corriente es 450 veces más cara que la corriente eléctrica común. Y ambiental porque las pilas están hechas con sustancias muy contaminantes.

Individualmente, las pilas comunes son las menos riesgosas, porque sólo tienen ácidos. Sin embargo, si no son pilas de marca sino importadas tipo 3 x 1$, pueden tener muchos contaminantes por falta de exigencias en sus países de origen.

Antes las pilas alcalinas eran más contaminantes, pues tenían restos de mercurio. Pero han mejorado muchísimo en los últimos años y las hay libres de mercurio, por lo que se recomienda tirarlas directamente con la basura común. En estas pilas y baterías se podrá ver en su empaque el dibujo de un hombrecito descartándolas en un cesto de residuos, y el dibujo de un pinito con la leyenda “sin mercurio agregado”.

Ahora vamos con las pilas y baterías más peligrosas, que contaminan la basura con metales pesados al mezclarse con los líquidos que desprenden, llamados lixiviados, desde donde pueden contaminar las aguas.

Las más riesgosas son las pilas botón, que se usan en relojes y algunas calculadoras, porque tiene elevados niveles de mercurio.

Otras muy riesgosas son las baterías recargables de níquel-cadmio, que solían tener los celulares antiguos, pues el cadmio es una sustancia cancerígena. En ellas se puede ver la leyenda Ni-Cd y el dibujo de un cesto de residuos tachado con una X.

Otras pilas recargables son las níquel-hidruro metálico y las de litio. Estas dos serían las más recomendables, porque se pueden recargar (y no generan tantos residuos), aunque el níquel es cancerígeno ante grandes exposiciones. Son las que actualmente se están extendiendo más en su uso.

En definitiva ¿Qué hacer? Reducir su consumo, usar recargables sin cadmio o alcalinas libres de mercurio, y disponer adecuadamente las usadas, recolectándolas en recipientes de plástico para llevarlas a los organismos ambientales que les den una disposición apropiada. Y siempre, sacar las pilas de los artefactos en desuso para evitar que se deterioren, arruinen el aparato y liberen sustancias tóxicas al alcance de la mano.


 
 

DESARROLLADO POR Y2K NETWORKS MARKETING TECNOLOGICO